jueves, 15 de noviembre de 2007

Menéame se prepara para dar el salto a la profesionalización

El servicio de noticias enviadas y valoradas por los usuarios Menéame ingresa ya 4.000 dólares (unos 2.700 euros) al mes, gracias al publicidad contextual de Adsense, lo que le sirve para cubrir gastos. Pero Menéame está dispuesta a iniciar una nueva etapa, la de la profesionalización y los grandes beneficios, según relata su fundador, el profesor de informática Ricardo Galli, en una entrevista con Eduardo Manchón, que a su vez es el cofundador de Panoramio, la web que sitúa fotos en los mapas que Google absorbió hace unos meses.


"Ingresamos algo más de 4.000 dólares al mes por AdSense -y subiendo cada mes-, y unos pocos más por campañas en FeedBurner y otras que a veces contratan directamente. Cubre gastos porque nos medimos mucho, sólo gastamos si lo podemos compensar", cuenta Galli, quien está convencido de que en poco tiempo su negocio va a empezar a dar auténticos beneficios puesto que confía en que la publicidad siga apostando por Internet.

"Si en EEUU dicen que la parte de la tarta publicitaria es todavía pequeña respecto a otros medios, imagina aquí que estamos en órdenes de magnitud por debajo. De hecho si hubiese una proporción con sitios como Digg deberíamos estar facturando unos 4 o 5 millones de euros al año", reflexiona.

En el último año, Menéame ha triplicado su audiencia y prevé crecer entre un 50% y un 100% en el próximo, por lo que Galli se propone dar el paso hacia la profesionalización, tanto para la captación de publicidad como para crear un equipo de pofesionales que lleven la gestión diaria del sitio. La compañía ha empezado a firmar contratos a tiempo parcial, aunque aún el grueso del trabajo lo hace un equipo de voluntarios de hasta 20 personas, ocupadas en eliminar spam o controlar que no haya insultos en los comentarios.

Varsavsky, el mejor socio

Una de las piezas claves que ha hecho posible el éxito de Menéame ha sido el apoyo financiero de Martin Varsavsky, quien ya tiene el 33% de la empresa. Pero su ayuda más preciada no es el dinero, también su apoyo, consejos y el acceso a abogados a la hora de resolver conflictos. "Diría que no podíamos tener mejor socio. Dado el nivel de discusión que tuvimos antes por FON diría que fuimos doblemente afortunados. No sé si nos lo merecemos", dice Galli.

Varsavsky ha sido precisamente una pieza clave para mantener el proyecto de manera independiente. Galli asegura que han recibido ofertas, superiores a los seis millones de euros, pero no cedieron a la tentación. "No nos decidimos por varias razones. Una es que Martín dice que vale o valdrá más de ese dinero. La otra fundamental para nosotros es que queremos seguir involucrados en el proyecto, que sea referencia por su independencia de intereses corporativos y además que nos divierta y no nos agobien objetivos comerciales", comenta.