martes, 16 de junio de 2009

La justicia china deja en libertad a la heroína de internet


La justicia china deja en libertad a la heroína de internet

ISIDRE AMBRÓS | Pekín / Corresponsal | 16/06/2009 | Actualizada a las 16:34h | Internacional

Deng Yujiao, una joven pedicura de 21 años de edad, se ha convertido en la última heroína de los internautas chinos, al ganar su caso ante los tribunales del gigante asiático. La justicia china la ha declarado inocente de haber matado a un alto cargo político local que intentó abusar sexualmente de ella.

Imagen de archivo de la joven Deng Yujiao, durante el juicio
Imagen de archivo de la joven Deng Yujiao, durante el juicio / Ap

El tema hubiera podido acabar siendo un breve en las secciones de sucesos de los medios de comunicación, sin embargo trascendió hasta unos niveles insospechados y se convirtió en una auténtica piedra de toque sobre el nivel de independencia de la justicia china.

El caso de Deng Yujiao ha levantado mucha expectación no sólo por el hecho de que se ha propagado por Internet, sino porque se trataba de un juzgar un homicidio realizado como defensa ante unos abusos sexuales. Un asunto ha provocado un amplio debate entre especialistas en Derecho, ya que, en una sociedad donde los abusos sexuales han sido considerados tabú durante muchos años, la legislación no define con claridad este tipo de procesos.

La joven Deng Yujiao se enfrentó inicialmente a una posible pena de muerte, aunque finalmente fue juzgada por “agresión intencionada” y logró la absolución. “Si no hubiera habido la presión de los internautas, no se hubiera producido esta sentencia”, ha señalado Zhang Tianyong, un abogado de Pekín especializado en la defensa de los derechos humanos. Y es que el tema trascendió a la red y Deng Yujiao se ha ganado el apoyo de miles de internautas, que han convertido su causa en un símbolo de la lucha contra los abusos de los funcionarios locales y la corrupción.

Una popularidad que se materializó en la presencia de unas quinientas personas ante el edificio del tribunal de Badong. Acudieron para apoyar a la joven tras una convocatoria a través de la red, si bien no les fue permitido el acceso a la sala para seguir el proceso. En cualquier caso ha puesto en evidencia la creciente influencia que tiene Internet en China, así como su papel de contrapoder frente a los abusos de los poderes locales.

La vista no la pudieron seguir en directo, pero fueron los primeros en celebrar el fallo. Deng Yujiao fue reconocida culpable, pero no ha sido condenada, declaró un juez del tribunal. “No lo ha sido por cuatro razones. Se ha considerado que hizo un uso excesivo de la fuerza, pero fue en legítima defensa; tiene una responsabilidad penal limitada; se entregó a la policia voluntariamente; y ha habido un grave error de la parte contraria”, explicó el mismo magistrado.

Ha sido un desenlace positivo para Deng Yujiao a una pesadilla que comenzó hace algo más de un mes. Fue el pasado 10 de mayo, cuando la joven, que trabajaba en un hotel, mató con un cuchillo que usaba en sus labores de pedicura a Deng Guida, un alto cargo de negocios municipales de Badong, localidad de 485.000 habitantes cercana a la presa de las Tres Gargantas. Un subordinado suyo, Huang Dehi, también fue herido.

Al parecer, los dos hombres, con muestras de haber consumido alcohol, se dirigieron a Deng Yuiiao y le reclamaron favores sexuales. Ante su negativa, la empujaron a un sofá y la abofetearon con un fajo de billetes. La muchacha intentó defenderse. Tomó un cuchillo e hirió a los dos hombres, perforando en una acción el pulmón de Deng Guida, que falleció poco después.

La joven fue detenida y encarcelada. Sin embargo, el tema trascendió. Muchos ciudadanos empezaron a mostrar su apoyo a Deng, por considerarla víctima de los abusos de poder, y empezarona criticar lo que se temían que fueran intentos del poder local para obstruir la labor de la justicia. Primero fueron unas universitarias que publicaron una carta en el periodico South China Morning Post, que se edita en Hong Kong. En ella afirmaban que “en una sociedad donde los derechos de las mujeres fueran completamente respetados Deng Yujiao nunca hubiera sufrido esta humillación”. Y luego el caso empezó a discutirse en numerosos foros de Internet. “Deng es la principal víctima de este caso. Su agresor buscaba favores sexuales. La golpeó y la humilló con su dinero. Su acto es un insulto y es inmoral”, afirmaba Yu Yexing en Xici.net.

El respaldo a Deng Yujiao fue creciendo a medida que los medios de comunicacuión oficiales publicaban versiones oficiales cada vez más distintas de los hechos iniciales. Así, lo que en principio era un cuchillo de pedicura pasó a ser un cuchillo de fruta, un cambio que abría la puerta a una posible interpretación judicial de que su defensa podía interpretarse como un crimen no fortuito. Después se dio a conocer la versión de que se hallaron pastillas antidepresivas en casa de la detenida y que Deng Yujiao tenía las facultades mentales perturbadas en el momento del crimen. Esta última acusación, en caso de haber sido tenida en cuenta, habría eliminado el argumento de defensa propia como eximente de la acción.

Tras acusar a la administración local a Deng Yujiao de padecer problemas mentales, ésta fue encerrada en un centro psiquiátrico, controlado por la policía. Allí estuvo cinco días atada a una cama. Su situación sólo cambió después de que una televisión local emitiera unas imágenes de esta situación. Desde entonces la joven permaneció en arresto domiciliario hasta el día de hoy, en que se ha visto su caso.

Mientras tanto, dos altos cargos municipales, entre ellos el agredido Huang Dezhi, fueron destituidos de sus cargos a finales de mayo. Pero la gota que colmó el vaso de las críticas y alimentó los temores de los partidarios de la joven de que esta no tuviera un juicio justo fue el anuncio del cambio de los abogados de Pekín que defendían a Deng Yujiao por otros locales.

Muchos internautas interpretaron que era un intento de la justicia china de blindar a los políticos y de carecer de independencia. Sus abogados de Pekín se apresuraron a desmentir que hubieran sido despedidos y dijeron que seguirían defendiendo a su cliente.

Sin duda alguna, el caso de Deng Yujiao, sentará un precedente tanto en lo que se refiere a la jurisprudencia, en cuanto a los juicios por abusos sexuales, como en lo que se refiere a la influencia de Internet como herramienta de contrapoder frente a los abusos.